Acuerdo nuclear: ¿Un primer paso a la estabilidad del mercado frutícola en Irán?

Ya sea para las bananas filipinas o los mangos pakistaníes, los cítricos sudafricanos o para cualquier otro país productor y exportador de fruta, son grandes los retos que han debido enfrentar para intentar llegar al mercado iraní en los últimos años. 
Para algunos, las trabas se han presentado por el lado de la prohibición, mientras que para otros el tema de las sanciones a las instituciones financieras iraníes ha hecho inviable el comercio. Pero, ¿podrá el reciente acuerdo nuclear con Occidente ser un primer signo para poner fin a estos problemas? El camino aún es largo para el comercio de productos agrícolas, pero la potencial apertura de un mercado de 77 millones de habitantes es un paso en la dirección correcta para muchos.
“Hemos estado observando y esperando por un largo tiempo, con la esperanza de que este día llegaría”, señaló el director de G.F. Marketing, David Pearce, expedidor de frutas sudafricanas y chilenas enfocado en el mercado de Medio Oriente.
“Estamos entusiasmados ante la posibilidad de buenas oportunidades ahora que Irán se está abriendo”, agregó.
Pearce destacó que los iraníes comen más fruta que todas las poblaciones de los países de Medio Oriente y, para beneficio de los proveedores, el país también está más dispuesto a tomar fruta de mayor tamaño.
Al menos, ese fue el caso para los exportadores cuando el mercado estuvo abierto.
Ahora, si bien el acuerdo alcanzado la semana pasada entre Irán y los países del P5+1 (EE.UU., Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) sobre el programa nuclear iraní aún debe sortear los procesos políticos internos de las naciones involucradas, e Irán debe cambiar sus políticas de importación de Alimentos, Pearce se muestra complacido ahora que el tema está caminando.
“Medio Oriente necesita que Irán esté abierto y sea parte del mercado, y esto tendrá un buen efecto ¿Afectará a la fijación de precios? Quién sabe, pero traerá estabilidad al mercado, eso es seguro”, señaló Pearce, quien hizo hincapié en que Irán es también una puerta de entrada a países como Azerbaiyán, Georgia, Kazajstán, Uzbekistán y Afganistán.
“Las sanciones hicieron que las compañías navieras incrementaran sus tarifas de flete a Irán a casi el doble de la tarifa normal, y ese aumento de la tasa afectó el negocio que solía ir a través de Irán hasta el usuario final, por ejemplo, Azerbaiyán”, dijo.
Pearce detalló que G.F. Marketing solía enviar manzanas, peras, naranjas, limones, mandarinas, uvas, ciruelas y cerezas al país persa.
“Las naranjas y manzanas eran las más populares, debido principalmente al buen estado de los frutos a su arribo frente la llegada más pobre de frutos más suaves [sic]”, indicó.
Según estadísticas publicadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2012 Irán importó US$410 millones en bananas, US$151 millones en cítricos y US$36 millones en pomáceas. Alrededor de un tercio de sus importaciones hortícolas llegó a través de los Emiratos Árabes Unidos, muy probablemente como reexportaciones.
Irán también es líder en la producción mundial de pistachos y azafrán, así como de dátiles, damascos, sandías y nueces (2°); cerezas, melones y pasas (3°); higos (5°); ciruelas y tomates (6°); mandarinas y avellanas (7°); y limones y las manzanas (9°).
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Water Silos, lluvia sólida para la agricultura

Sierra Exportadora propone ampliar oferta nacional de Palta Hass con 15 mil hectáreas de la zona andina

En búsqueda del diamante negro