martes, 18 de marzo de 2014

Científicos desarrollarán cebo para el control de la hormiga argentina

Fotografía FIA
Fotografía FIA

La iniciativa permitiría mejorar el control biológico de plagas en la producción frutícola del país

La industria frutícola se enfrenta día a día a diversos factores que afectan su producción, entre ellos, plagas como la hormiga argentina (Linepithema humile) la cual puede causar estragos en la cosecha como se ha demostrado en países como EE.UU., Europa, Australia, entre otros.




A raíz de lo anterior, el Centro de Entomología Aplicada, Biocea Ltda., con el cofinanciamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), del Ministerio de Agricultura de Chile, se encuentra trabajando en el desarrollo de un cebo tóxico de uso agrícola para controlar a esta especie en huertos frutales, mejorando así el control biológico de plagas.

De acuerdo a un comunicado de FIA, el objetivo es crear un producto de fácil aplicación y de un perfil toxicológico adecuado a las nuevas exigencias mundiales para reducir la presencia de la hormiga argentina en el campo.

Y es que esta especie altera el normal funcionamiento del control biológico debido a que establece una relación mutualista con otras plagas succionadoras de savia y secretadoras de mielecilla (Orden Hemiptera) de las cuales obtiene su alimento, por lo que repele a sus biocontroladores.

El coordinador del proyecto, Renato Ripa, señaló en el comunicado que ante la presencia de la hormiga argentina, y el aumento de las demás plagas, los agricultores tienden a incrementar el uso de insecticidas, reduciendo así la fauna benéfica y agregó que el control de hormigas en huertos consiste en la utilización de plaguicidas de amplio espectro y elevada toxicidad, los que son aplicados directamente al tronco de la planta en altas concentraciones. Sin embargo, la modalidad posee baja efectividad e implica un costo extra de mano de obra e impacto ambiental.

Actualmente, se estima que el efecto de la hormiga argentina en la disminución de la efectividad del control biológico en los huertos alcanza hasta un 50%, por lo que se ha convertido en uno de los principales objetivos a controlar.

De este modo, y con la finalidad de desarrollar una tecnología sustentable para la fruticultura, los investigadores trabajan en la creación de una matriz de cebo de tipo sólido, en lugar una formulación líquida azucarada. Así, los agricultores podrán actuar a nivel de colonia, incrementando la actividad de los enemigos naturales en los ambientes agrícolas, ya sea de aquellos que en forma natural se encuentran presentes en el campo, como de los adquiridos y liberados desde insectarios comerciales.

El documento indica que existe un mercado potencial para el proyecto de al menos 120 mil hectáreas y los investigadores apuntan a capturar en un plazo de cinco años un segmento de mercado de 25 mil hectáreas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario