lunes, 25 de mayo de 2015

Water Silos, lluvia sólida para la agricultura

Actualmente, la escasez hídrica es uno de los principales problemas en la agricultura, haciendo que muchos productores abandonen sus cultivos para dedicarse a trabajos más estables y que no dependen de variables climáticas.
Fotografía gentileza Water Silos.
Fotografía gentileza Water Silos.
No obstante, dada la importancia de la industria agrícola, un grupo de profesionales decidió enfocarse en esta problemática, desarrollando una modalidad que permitiría a los agricultores aprovechar de mejor forma el recurso hídrico de manera económica y amigable con el medio ambiente.
Así surgió Water Silos, un producto ecológico formado por polímeros de potasio granulados, que pueden absorber agua mediante adhesión eléctrica hasta 500 veces su peso, la cual liberan poco a poco al sistema radicular de la planta.
“Nuestro proyecto surge luego de haber visto en YouTube un video de un ingeniero mexicano explicando las bondades del poliacrilato acrilamida de potasio en cuanto a su capacidad de retener agua en forma atóxica y entregarla a las raíces de los vegetales”, indicó Javier Pittau, director de Watersilos Chile.
“Como soy oriundo de la provincia de Mendoza, Argentina, una provincia desértica, estoy en contacto permanente con la escasez de este recurso. Esta tecnología, al permitir un ahorro importantísimo de agua evitando las pérdidas por infiltración en el suelo, nos pareció revolucionaria y decidimos ahondar más en el tema”, comentó en entrevista con Portalfruticola.com.
De acuerdo a Pittau, el equipo –compuesto por diferentes profesionales argentinos y chilenos-  pidió una muestra a EE.UU. de este producto con lo cual realizaron una serie de ensayos.
“Quedamos absolutamente sorprendidos. En efecto, comprobamos que según el tipo de suelo y de cultivo, se lo puede sostener con solo entre un 10% y un 50% del agua que normalmente se utilizaría para regarlo, y el mismo estará hidratado todo el tiempo, con lo cual su desarrollo se acelerará”, dijo.
En concreto, el equipo se contactó con la industria Tridesetri LLC en Austin, Texas [EE.UU.], propietarios de la marca Watersilos con la que firmaron un tratado de exclusividad de distribución y representación para Chile y Argentina.
“Decidí luego instalar nuestras oficinas y empresa en Chile por el entorno de estabilidad y previsibilidad económica, que es un factor clave para el desarrollo de una empresa de este tipo. De ahí surge Watersilos Latam como distribuidor, representante y promotor de este producto en la región”, comentó.
Consultado sobre cómo funcionan los Water Silos, Pittau explicó que el poliacrilato acrilamida de potasio retiene las moléculas de agua por ionización, “las cuales quedan literalmente pegadas al mismo a razón de hasta 500 veces su masa. Un kilogramo de watersilos retiene hasta 500 litros de agua”, aseveró.
“El proceso consiste en colocar este polímero al alcance del sistema radicular absorbente del vegetal, luego la presión osmótica que ejerce la raíz de la planta va tomando lo que necesita en forma gradual, permanente y ecológica hasta deshidratar el polímero, no siendo necesario volver a regar hasta que este se haya deshidratado por completo, manteniendo sus propiedades hasta por diez años. De allí la expresión ‘silos de agua’ o en su traducción al inglés ‘watersilos’”, detalló.
El producto puede ser utilizado desde en un macetero de oficina -el cual se podría regar una vez por trimestre-, jardines, parques, campos deportivos, hasta cultivos extensivos como maíz, soja, trigo, etc. Cualquier tipo de planta o vegetal.
“El principal beneficio es un ahorro importantísimo de agua a la hora de regar cualquier tipo de vegetal. Pero tiene beneficios periféricos que surgen de su misma aplicación”, comentó.
“Se puede reducir la cantidad de fertilizantes, ya que los mismos suelen estar calculados en base a lo que se va a perder con el agua que se infiltre tierra abajo, dejándolos fuera del alcance del vegetal y contaminando las napas freáticas”, indicó Pittau, agregando que también evita la compactación de la tierra con el riego.
“Al estar la tierra mezclada con Water Silos, se produce un efecto pulsante de cada cristal del polímero al hidratarse y deshidratarse, proceso en el cual aumenta y disminuye su volumen permanentemente, generando la presencia de poros en la tierra y evitando su compactación, lo cual favorece el desarrollo radicular de las plantas”, explicó.
De esta forma, el producto genera beneficios económicos al agricultor, ya que una vez aplicado, Water Silos mantendrá su efecto hasta por diez años sin necesidad de volver a aplicarlo.
Por otra parte, el director de Water Silos Chile señaló que también permite multiplicar el área productiva utilizando la misma cantidad de agua que se utiliza con riego tradicional para menor superficie y recuperar cultivos que se abandonan por escasez hídrica.
“Por supuesto que este producto podría aliviar enormemente la escasez de agua en cultivos de Chile y Argentina. Nuestros principales ensayos y aplicaciones están centrados en este momento hacia el norte de Chile en donde la sequía es muy profunda por estos tiempos”, dijo.
El producto viene en tres granulometrías, una ultrafina, otra intermedia -que de acuerdo a Pittau es la más solicitada- y una gruesa, del calibre de los fertilizantes, para poder ser aplicada por grandes maquinarias de agricultura extensiva en las que Water Silos se mezcla con los fertilizantes en las tolveras de las mismas, aplicádose junto con la siembra y fertilización.
Con respecto a posibles efectos en el suelo y el medio ambiente, Pittau dijo: “encargamos un ensayo a la facultad de Electroingeniería de la Universidad Católica de Chile, en el que se demuestra que el polímero no altera las condiciones del suelo”.
Asimismo, agregó que “no es caro en absoluto. En promedio, quien lo aplica, recupera la inversión en 12 meses, teniendo el producto una vida útil de 120 meses, lo cual lo hace muy rentable”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario