Ajo fresco de Arequipa para la República de Benin

00577
El Sr. Obu Kevin Eke, empresario de la República de Benin (Oeste de África), se encuentra en la búsqueda de productores y/o exportadores de Ajo fresco de Arequipa.
Nombre de contacto: Obu Kevin Eke
Cantidad requerida: 1 container de 20 o 40 pies.
Empresa: ETS_OBUTEX INTERNATIONAL
Dirección: c/112 Jericho Jericho Cotonou
Teléfono: +22968861482
Email: est_kevineke@yahoo.com
País de destino: República de Benin

El Ajo Al igual que la cebolla, el puerro y la cebolla de invierno o cebollino, es una especie de importancia económica ampliamente cultivada y desconocida en estado silvestre.
Los requisitos ambientales para su cultivo son: suelos con buen drenaje, preferentemente francos o algo arcillosos, ricos en materia orgánica y con humedad. Se adaptan con facilidad en suelos cultivados previamente con cereales. Riego permanente hasta el período anterior a la cosecha. Fertilización superior a otras hortalizas. Desmalezamiento del suelo, principalmente durante el primer período de germinación. Temperaturas inferiores a los 17 °C.
La plantación se realiza en invierno o principios de primavera, cuando el diente ya ha brotado y el nuevo tallo alcanza un 50% de la longitud del diente. Es importante seleccionar los dientes destinados a plantar, debiendo escoger los más sanos y representativos de la variedad para conservar sus cualidades.
La siembra puede realizarse manualmente o con maquinarias, depositando el diente en el suelo a una profundidad entre los 3 y 6 cm (una o dos veces el tamaño del diente). Se debe poner con la punta hacia arriba, para evitar deformaciones en la nueva planta. Otro aspecto a tener en cuenta para obtener una producción considerable es el distanciamiento adecuado entre hileras y entre una planta y otra. Aunque no es un cultivo que requiera de grandes superficies, el distanciamiento es importante para el buen desarrollo de los bulbos. El ajo cultivado en climas fríos adquiere un sabor más picante.
El momento adecuado para la recolección es en agosto y está determinado por el uso posterior que se dará a los bulbos. Si el objetivo es obtener semillas para una siembra posterior, deben cosecharse cuando las hojas comienzan a marchitarse. En cambio, si se destinaran al consumo, no hay que esperar a que las hojas se sequen completamente. El ciclo completo, desde la germinación hasta la recolección de los nuevos bulbos, tarda aproximadamente ocho meses.
Una vez finalizada la cosecha, los bulbos deben mantenerse en un lugar tibio, soleado y con buena ventilación durante dos o tres semanas, para que se sequen o curen. Los cultivos de ajo deben rotarse después de tres años como máximo, para evitar el agotamiento del suelo.
El Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) aplicó la técnica de la micro propagación para producir semillas de ajo de alta calidad, con rendimientos 60% superiores a los actuales, informó el especialista del Programa Nacional de Innovación Agraria en Hortalizas de la Estación Experimental Agraria Donoso (Huaral) y líder de dicho trabajo de investigación, Julio Olivera Soto. Las nuevas semillas de ajo rinden 16 toneladas por hectárea mientras que las diferentes variedades usadas hoy por los agricultores sólo llegan a 10 TM/ Ha. Además, la técnica contribuye a obtener semillas sanas, libres de patógenos y nematodos, disminuyendo el uso (e inversión en) de plaguicidas. Asimismo,  explicó que la técnica de la micro propagación implica varias etapas. Primero, se limpia el material genético, aislando el tejido sano del ajo, para luego sembrarlo en tubos de ensayo en condiciones de laboratorio totalmente asépticas. De esta manera, se estimula la regeneración del tejido, formando una nueva planta sana, que es multiplicada en condiciones de laboratorio. Finalmente, afirmó que el material obtenido- y que se adapta a diversas condiciones climáticas- ya se está distribuyendo, indicando que en Cajamarca hay más de 50 hectáreas de cultivo con esta semilla, en Huaral existen otras 50 hectáreas y para fin de año se estima sembrar en 100 hectáreas más, con lo que se tendrán 200 hectáreas de cultivo.
Entre las propiedades curativas del ajo encontramos que disminuye el nivel de colesterol en la sangre, aumenta el calibre de los vasos sanguíneos, disminuye la hipertensión, normaliza el nivel de glucosa -recomendada para diabéticos-, antibiótico y antiséptico general, estimula las defensas del cuerpo, anticancerígeno, combate parásitos intestinales, tonificante y depurativo y, finalmente, desintoxicante -usado en tratamientos para dejar de fumar-.
Vía: Instituto Peruano de tecnología, innovación y gestión; Perú.com y PromPerú

Comentarios