Argentina: La olivicultura tendrá buena cosecha pero poco crédito

Según un informe de Aacrea, la situación del sector es “crítica” a pesar de que habrá más producción. Valores altos y precios bajos en el combo.

Tras varios años de baja rentabilidad, el sector olivícola nacional tiene frente a sí una campaña que puede enderezar el rumbo o, por el contrario, llevar al cierre de muchas fincas. Para este año se espera una buena producción de aceitunas de mesa y aceiteras, un 20% superior a la magra cosecha de 2011/12, cuando hubo una merma de entre 12% y 25%, producto de factores climáticos. Sin embargo, la falta de acceso al crédito, necesario para levantar la cosecha, y el aumento de los costos internos penden aún sobre las cabezas de los productores olivareros.

Un informe de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), difundido a fines del año pasado, señala que “la situación de la olivicultura argentina es crítica en todos los frentes. Incremento de costos de producción del 25% al 30% en 2012, falta de competitividad para exportar y precios internacionales del aceite de oliva a la baja -la última campaña se vieron los valores más bajos en ocho años-pegaron en la línea de flotación de la cadena olivícola local, actividad clave en provincias como La Rioja, Catamarca y Mendoza.

“Ante un panorama económico desalentador para las economías regionales, que incluye altos costos productivos, retraso cambiario y una considerable caída de los precios internacionales, los productores ven peligrar la evolución de sus empresas y el empleo de muchas personas que integran la cadena olivícola nacional”, dice el informe.

A un mes de empezar la cosecha de aceitunas, el panorama luce algo mejor, en especial por la recuperación prevista de los precios del aceite, debido a la menor oferta de España (su producción caería a la mitad), el mayor productor mundial. No obstante, sigue la preocupación por la disparada de los costos y aún no están garantizados los fondos para levantar la cosecha que se espera alcance los 100 millones de kilos.

Fuente: Los Andes

Comentarios