Buscan nuevos métodos para combatir al chinche (Halymorpha halys)

Gran amenaza económica para los cultivos frutícolas

El chinche de color pardo o Halymorpha halys se ha transformado en un dolor de cabeza para la agricultura en EE.UU desde su detección en el país hace más de una década, representando una gran amenaza económica para cultivos como los frutales.

Fotografía: Stephen Ausmus

Nativo de China, Japón y Taiwán, ya es posible encontrar el insecto en 39 estados del país, por lo cual no es de extrañar que el Departamento de Agricultura de EE.UU (USDA) ubique a este plaga como “insecto invasor de interés”.

Para hacer frente al insecto y poder controlarlo, científicos del Laboratorio de Comportamiento y Control Biológico de Insectos del Servicio de Investigación Agrícola de EE.UU (ARS) están estudiando sus genes, las feromonas que libera y sus potenciales atrayentes para su uso en trampas comerciales.

De acuerdo a lo reportado por el ARS el equipo de investigadores identificó una “feromona de agregación”, la cual es liberada por el insecto (macho) cuando se alimenta. Esta atrae a otros machos, hembras y ninfas a los lugares donde hay alimento.

“Cuando se mezcla con otras sustancias químicas relacionadas estructuralmente llamadas estereoisomeros, la feromona es relativamente fácil de sintetizar”, consigna la entidad.

Los científicos están trabajando en identificar exactamente cuál estereoisomero está liberando el chinche para atraer a otros insectos. Junto con esto también evaluaron la mezcla y sus componentes en trampas de campos en diferentes sitios, donde contaron el número de chinches que fueron atraídos.

La investigación también se está centrando en la búsqueda de genes que podrían hacer al chinche vulnerable a los pesticidas o a tratamientos específicos que no dañan a aquellos insectos que son beneficiosos.

La investigación fue publicada en la edición de enero de la revista Agricultural Research Magazine.

Comentarios