Desafíos y oportunidades para la industria del arándano en Uruguay

Hectáreas de producción han disminuido en los últimos años
La superficie destinada a la producción de arándanos a Uruguay ha disminuido con el paso de los años. De las 850 hectáreas en 2009, durante la última temporada quedaban 450. Si bien en la campaña el volumen de producción creció, los precios se contrajeron un 15%, siendo los más bajos históricamente.
En www.portalfruticola.com conversamos con Horacio Ozer, presidente de la Unión de Productores y Exportadores Frutihortícolas (UPEFRUY) acerca de la actual situación de la industria de la berry en Uruguay, así como sus desafíos y perspectivas a futuro.
Ozer nos comenta que el rendimiento por hectárea se ha incrementado dado que aquellas que fueron abandonadas eran las de peor productividad. “El crecimiento en volumen exportado es debido al crecimiento de las plantas, ya que son plantas muy jóvenes. La calidad de Uruguay es muy buena y eso nos ha hecho ganar mercado”, dijo.
Respecto al por qué a la industria no se la ha presentado el gran futuro que esperaban, el presidente de UPEFRUY lo atribuye a que las condiciones macro económica del país han cambiado sustancialmente en los últimos días años.
“La debilidad del sector en Uruguay fue que muchas empresas que se iniciaron en el rubro no eran agricultores, no pertenecían a la industria de la fruta y hubo que pagar mucho derecho de piso. También muchos empresarios entraron con escalas inadecuadas, costos fijos altos, zonas inadecuadas – tardías – y suelos nos aptos para el cultivo”, puntualizó.
Comparando los costos de la industria con otros países productores de la región, Ozer señala que estos son similares a los de Argentina, mientras que la cosecha es al menos un 50-70% más costosa que en Chile.
“Esto se da por falta de tradición en el cultivo, diferentes variedades y clima que hacen la cosecha menos concentrada y más vulnerable a los efectos climáticos”.
Oportunidades y amenazas
Ozer nos comenta que la industria tiene una oportunidad en la ventana de producción, la cual sigue siendo muy interesante. A estos se suman condiciones logísticas ventajosas hacia Europa.
“La principal amenaza es el costo país muy elevado y el crecimiento estará limitado por la escases de mano de obra”, dijo.
“Esto abre ventanas a mirar por la industria, como alternativa al fresco”.
Respeto al surgimiento de nuevas áreas de cultivo en Perú y México el ejecutivo indicó que son una amenaza potencial que habrá que evaluar.
“La entrada en el negocio con los valores actuales de la fruta no es tan atractiva como hace 8 a 10 años atrás. En Uruguay el valor FOB de la fruta en 2006 y 2007 era de casi US$10 dólares por kilogramo (kg) y ahora es de US$5.5 por kg”.
“La inversión es más alta para establecer un cultivo y las exigencias de calidad también. En esos países falta conocer como se adaptarán las variedades y su productividad. También no es sustentable establecer una industria con una sola variedad”.
“La alternativa a esta situación es más inversión y trabajo en mejorar la productividad del recurso mano de obra. Estamos en un negocio donde el producto aumenta su demanda. Lo que pasó en un determinado momento en nuestra zona es que aumentamos la oferta más aceleradamente de lo que la demanda lo hacía. Esto ahora se está equilibrando”.
Pero para Ozer salir adelante llevará tiempo e inversión. “Cuántos están dispuestos a esperar e invertir, esa es la pregunta”.
www.portalfruticola.com

Comentarios