Análisis a la uva de mesa en Chile

Los tropiezos de la temporada chilena dejaron a más de un damnificado

La temporada de la uva chilena hasta la fecha es un 22% más baja que el año pasado, debido a los retrasos causados ​​por una serie de factores. Se registraron tan sólo 151.000 toneladas métricas (TM), según la consultora iQonsulting.

uvas_62753434En www.portalfruticola.com, hablamos con el analista de mercado, Cristóbal González, quién explica las razones por las cuales se dio esta situación en más detalle.

González dice que la temporada comenzó en la región de Atacama con un tiempo similar a lo registrado en 2011-12, mientras que las cosechas también se iniciaron al mismo tiempo que en la campaña anterior en la región de Coquimbo.

“Sin embargo, en ambas regiones se han producido retrasos en las salidas y un menor volumen de exportaciones a la fecha. La explicación radica en el tipo de cosecha baja y en la no-uniformidad en el tamaño de las bayas de la variedad Flame. A esto se le agrega que hubo un gran porcentaje de pequeñas bayas , lo que lleva a un aumento de los descartes y menos peso en racimos “, dice.

“En el caso de la región de Atacama, la uva mostró una calidad desigual, además de una distribución inclinada hacia tamaños más pequeños y los grupos eran más ligeros. Esto hizo que los productores decidieran esperar un poco de fruta para aumentar de peso y tamaño.

“Pero el tiempo no fue suficiente y en los campos, mucha uva tuvo que quedar colgada, porque no tienen la calidad para la exportación, además de superponerse con otras variedades.”

Él dice que la falta de uniformidad en los cultivos fue probablemente causada por una baja cantidad de horas de frío durante el invierno, causando la brotación irregular a lo largo de todas las etapas del desarrollo hasta la cosecha.

“Otra causa fue la escasa disponibilidad de mano de obra en muchos campos y el fruto no pudo ser recogido”, dice.

Dijo que en la región de Coquimbo fue testigo de los mismos problemas, y que además a esto se le suma la poca disponibilidad de agua en Limarí, afectando el volumen final de la fruta. Sin embargo, hay algunos aspectos positivos que se obtienen para la región.

“Para las variedades de uva sin semillas blancas (Perlette, Superior y Thompson), la situación es diferente, ya que las colecciones no tenían retrasos en comparación con la temporada pasada y la calidad de la fruta fue muy buena, especialmente en Perlette y Thompson.

“En el caso de la zona central, en la región de Valparaíso, la cosecha comenzó siete días tarde – esta fue la semana 2 – con la variedad Flame. Este retraso se debió a una menor acumulación de grados día, ya que las temperaturas de la primavera eran menos cálidas, sobre todo en verano.

“Este fenómeno también se produjo en la región Metropolitana y la región de O´higgins. Sin embargo, como avanzaba el verano las temperaturas también subieron, reduciendo el retraso de cerca de 3-5 días, por lo que cosechas de Flame comenzó durante la semana 3 en estas regiones”.

Comentarios