Preocupación de actores chilenos ante ingreso de palta peruana

“La mosca de la fruta no es la única plaga que podría afectar a la industria” 

Frente a las declaraciones emitidas por el Servicio Nacional de Sanidad Agraria SENASA, al medio peruano Agraria.pe la semana pasada, donde se anunció el ingreso de la palta hass peruana sin tratamiento cuarentenario a Chile a contar de abril, diversas opiniones han salido a la luz.

avocado_89370376En exclusiva para www.portalfruticola.com, hablamos con Adolfo Ochagavía, presidente del Comité de Paltas Chile, quien nos comentó que la petición de Perú por entrar con paltas hass sin tratamiento cuarentenario viene desde hace un tiempo.

“Este es un tema que se está negociando hace tiempo. La petición de Perú se origina una vez que ellos hacen un estudio en conjunto con el USDA para probar de que la palta hass peruana no era hospedera de la mosca de la fruta. Pero como nosotros hoy en día tenemos vigente un protocolo que solicita un tratamiento cuarentenario para evitar el ingreso de la mosca, ellos están pidiendo la eliminación de ese requisito”.

Sin embargo, el presidente del Comité de Paltas Chile comenta que la preocupación en la industria no sólo es por la mosca de la fruta, si no por un viroide llamado Sunblotch, que está presente en Perú y no en Chile.
“La industria y los productores estamos preocupados porque eventualmente ese viroide pudiese entrar a través de la fruta. Esa aprensión se la hemos manifestado a las autoridades chilenas del SAG, ellos han tomado los antecedentes y están viendo el tema con Perú”.

“El riesgo potencial de que ese virus pudiera entrar a Chile podría significar una fuente de daño importante para nuestra industria. Eso hay que tomarlo en cuenta y por eso nosotros le hemos solicitado al SAG que negocie con el SENASA un protocolo que nos garantice que como industria no vamos a recibir palta que pudiera eventualmente estar infectada con Sunblotch”.

Ochagavía comenta que Chile es un país que se preocupa de mantener estándares fitosanitarios altos para su fruta, llámese la palta o cualquier otra. Esto permite que el acceso de los productos chilenos a los mercados extranjeros sea razonablemente fácil.

“Las autoridades extranjeras entienden que la fruta viene con buena calidad, inocua y que no hay problemas o riesgos para la industria local. Entonces si adquirimos alguna peste o plaga nueva, inmediatamente podría haber cuestionamientos por parte de el comprador extranjero”.

“Estamos empezando las negociaciones para un protocolo de entrada con Brasil, un poco más avanzadas con Sudáfrica y Australia. Entonces cualquier cosa adicional que uno adquiera en el tema de pestes y plagas, te impacta inmediatamente en como te perciben las autoridades fitosanitarias y compradores extranjeros”.

En cuanto a la situación con la palta peruana, el representante de la industria dice que si las autoridades entregan la certeza de que la fruta desde su origen viene sin pestes o plagas, no habría ningún problema en el ingreso sin tratamiento cuarentenario.

“Lo único que nosotros queremos es proteger a la industria con este requerimiento que le hemos hecho al SAG, para mantener nuestro patrimonio fitosanitario intacto”.

Chile, mercado atractivo
Según Ochagavía, en Chile el consumo de paltas está creciendo cada vez más y eso lo hace un mercado muy atractivo.

“Yo creo que debiéramos estar esta temporada con un consumo entre 90 y 100 mil toneladas año. Nosotros somos muy comedores de palta y si a eso le sumamos que ha aumentado el nivel de ingresos, ha aumentado el empleo, por ende ha aumentado el consumo. Somos un mercado interesante para cualquier proveedor extranjero”.

“Hemos recibido en el pasado paltas argentinas, también de Perú y de Estados Unidos en algún momento”.
Adolfo Ochagavía comenta que la temporada de exportación de Chile termina en marzo – abril y que luego la industria se enfoca en el mercado interno por que hay mejores precios. Perú por su parte, comienza su campaña a fines de abril, principios de mayo, por lo que competirían fuertemente durante los meses de junio, julio, agosto.

Además comenta que mientras no esté terminado el proceso de negociación por parte de las autoridades fitosanitarias de ambos países, él no lo da por hecho.

“Considero que aquí hay un proceso que aún no termina. Vamos a conversar con las autoridades chilenas para ver más o menos en qué términos se está conversando, pero creo que todavía falta camino por recorrer”.

Comentarios