Cambio climático genera bajas cosechas y migraciones de agricultores

Las heladas en el sur del país generan pérdidas de cultivos y pastizales
 
Marisol Medrano, presidenta de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos del Perú .
 
Lima.- La presidenta de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos del Perú (Anpe), Marisol Medrano, indicó que el cambio climático está causando la migración de muchos agricultores ante la consecuente baja en sus cosechas.
“Sigo tratando de sacar mis cultivos de la tierra pero tengo familiares que están migrando a la ciudad para dedicarse a la venta ambulatoria. Las primeras grandes migraciones fueron impulsadas por el terrorismo, pero hoy son impulsadas por las bajas cosechas”, ilustró.

La Anpe cuenta con 12 mil agricultores asociados, muchos de los cuales enfrentan hoy los golpes del cambio climático en su producción. “Hay productores y productoras que han perdido sus sembríos de papa, maíz  y frejol, sus semillas, pastizales y animales por las sequías y las bajas temperaturas. Vemos como hay familias que se separan porque los hijos migran buscando nuevas fuentes de ingresos”, señaló.

Medrano, pequeña agricultora del departamento de Apurímac, viaja por todo el Perú y habla en base a su experiencia. “En los departamentos donde azota la helada se están perdiendo parte de las plantaciones y se incrementan las plagas, lo que a su vez genera un aumento de los costos de producción porque se tiene que invertir más  en plaguicidas”, señala.

Advierte que las heladas en el sur del país, especialmente en Puno, no sólo van a generar la pérdida de cultivos sino también de los pastizales y forrajes, alimento de los animales.

“Es muy importante contar con mayor inversión para la pequeña agricultura con énfasis en adaptación al cambio climático, fortaleciendo Agrorural y otros programas importantes para impulsar este sector”, sostiene Medrano.

De acuerdo a cifras oficiales, se pierden más de 15 mil hectáreas en cada campaña agrícola por eventos climáticos. En doce campañas agrícolas (1995-2007), el Estado peruano contabilizó pérdidas por factores climáticos por un valor de 2 mil 597 millones de soles. No obstante, no hay una señal clara de las autoridades para responder efectivamente a los impactos del cambio climático en la pequeña agricultura.

AMÉRICA LATINAEl problema que enfrentan los pequeños agricultores en Perú no es ajeno en otros países de la región. En un nuevo informe conjunto, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la Food and Agriculture Organization (FAO) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), señalan que el cambio climático es uno de los tres principales problemas que enfrenta la agricultura en América Latina y el Caribe, junto con barreras para una mayor productividad y las crisis económicas que atraviesan los mercados de exportación.

“Si bien la agricultura familiar y campesina es uno de los sectores que más recursos requiere para la adaptación al cambio climático, no recibe los recursos suficientes para responder a esta y otras necesidades urgentes. Cambiar esta situación es un reto que enfrentan todos los países de la región”, dice Antonio Hill, asesor de políticas de Oxfam para América Latina.
Hill sostiene que son pocos los países de la región que cuentan con estrategias de adaptación al cambio climático que prioricen la agricultura familiar y campesina. Además, señala que de la ayuda internacional que llega a la región para el cambio climático, apenas el 11% se destina a  la adaptación.

“Existe un peligro real de que el financiamiento para la lucha y la adaptación al cambio climático se reduzca en 2013, precisamente en un momento en que debería incrementarse. Los países de América Latina y Caribe tienen que darle mucha mayor prioridad a este tema en sus agendas de relaciones exteriores”, indicó.

Hill señala que los gobiernos de la región deben priorizar recursos para la pequeña agricultura, sector que proporciona la mayor parte de los alimentos que se consumen en la región. Asimismo, sostiene que se debe asegurar que esos recursos complementen esfuerzos de adaptación a los efectos del cambio climático

Comentarios