Bambú, nuevo acero natural contra erosión y desbordes ribereños

Sierra Exportadora promueve usos alternativos del bambú en la frontera Lambayeque-Cajamarca.   La función que desde hace décadas cumple el bambú en las riberas del río Zaña, como defensa contra las erosiones ribereñas y mitigando efectos de deslizamientos y otros desastres naturales, podría multiplicarse en otros puntos de la costa norte del Perú, especialmente afectada en época de lluvias.   Sierra Exportadora propone que los organismos de prevención de desastres y de defensa civil del Gobierno Nacional, los gobiernos regionales y las municipalidades que periódicamente soportan pérdidas de suelos agrícolas y cosechas por la erosión ribereña y los huaycos usen el bambú para contrarrestar esos eventos destructivos.  

Por eso el bambú es conocido en la zona como “nuevo acero vegetal”.  Este se extiende  a lo largo de aproximadamente 30 km de ribera en Cayaltí, Oyotún (ambos en Lambayeque)  y La Florida (Cajamarca). Sierra Exportadora apuesta por el desarrollo de la cadena productiva del bambú en esta zona, donde el recurso forestal crece con facilidad. 

La propuesta, que lanza en el marco de una alianza con la sociedad civil, representada por el Centro de Investigación, Capacitación, Asesoría y Promoción (CICAP) de Lambayeque y la Red Internacional del Bambú y el Ratán (INBAR); consiste en mejorar los medios de vida de quienes están involucrados en las cadenas de valor del bambú, fortaleciendo sus emprendimientos, para que mejoren sus ingresos. La iniciativa incluye el fortalecimiento de capacidades locales y el impulso de cadenas de valor sostenibles.

Asimismo, busca dar valor al conocimiento local, como por ejemplo el saber hacer en la edificación de casas elevadas de bambú y en la elaboración de artículos de artesanía y mueblería. Esto implica capacitar a productores en la fabricación de diferentes tipos de productos con demanda comercial, utilizando tecnología adecuada. 

Para Alfonso Velásquez Tuesta, presidente de Sierra Exportadora, la capacidad del bambú para resistir el embate de aguas torrentosas, por el crecimiento vertical y horizontal de sus raíces, que forman una vigorosa maraña que consolida el suelo y subsuelo; tiene que ser mejor aprovechada. 

“Ya es hora de generalizar el uso del bambú en la defensa ribereña, especialmente en zonas donde en época de lluvias, ocurren desbordes y deslizamientos”, afirma Velásquez Tuesta, uno de los primeros en lanzar esta propuesta. 

El jefe del Centro de Promoción Económica de Sierra Exportadora en Lambayeque, José Gálvez Arenas, informó que está en conversaciones con  las autoridades regionales para que utilicen el bambú en las márgenes de los ríos La Leche, Motupe, Chancay-Lambayeque, donde frecuentemente las aguas se desbordan e inundan pueblos cercanos, llevándose hectáreas de uso agrícola.

Actualmente, el bambú se desarrolla de modo silvestre en numerosas regiones y pisos ecológicos del país, pero especialmente en el distrito de La Florida (Cajamarca) y en la región media alta de Oyotún (Lambayeque), considerada la zona más importante de producción de esta especie en el Perú. 

Comentarios