México: Nueva variedad de nopal tunero, una alternativa productiva en regiones semiáridas del país

El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) ha implementado nuevas opciones para el manejo de plantaciones de nopal tunero en el altiplano mexicano, donde predominan zonas semiáridas.
Investigadores de los Campos Experimentales San Luis y Zacatecas del INIFAP explicaron que esta variedad de nopal tunero se adapta a temperaturas extremas, lluvia escasa y mala calidad de suelo, lo cual le permite sobrevivir y, con un manejo apropiado, producir frutos de calidad de interés comercial, como los nopalitos y las tunas.
Como producto de estos hallazgos, el INIFAP -órgano descentralizado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA)- ha implementado en este tipo de regiones programas para fomentar la plantación de nopal tunero como una alternativa de cultivo para áreas con sequías recurrentes.
Directivos del Instituto destacaron que esta variedad de nopal tunero será aplicada en los proyectos estratégicos de seguridad alimentaria y direccionada a los esquemas de producción de comunidades marginadas, como parte de las acciones de la Cruzada Nacional contra el Hambre.
El suelo destinado a una plantación de nopal tunero debe tener al menos 30 centímetros de profundidad y ubicarse en sitios que tengan 300 milímetros de precipitación anual, como en los distritos de Matehuala y San Luis Potosí, detallaron los investigadores Javier Luna Vázquez y Jorge Artemio Zegbe Domínguez en su estudio “Manejo de plantaciones de nopal tunero en el altiplano potosino”.
Los especialistas subrayaron también la importancia de los métodos culturales, como es la poda sanitaria para eliminar pencas dañadas y restos de poda, con el fin de tener un control y manejo de plagas y enfermedades y con ello evitar mermas en la producción.
En los últimos años, se ha registrado un aumento de cuatro mil 480 hectáreas destinadas al cultivo de nopal tunero en México.
Actualmente, ocupa una superficie de 57 mil 692 hectáreas y su producción en condiciones de riego alcanza casi 11 toneladas por hectárea en promedio. En cuanto a su superficie establecida, el nopal tunero es el sexto frutal en importancia en el país.
Nuestro país tiene una importante diversidad de especies de nopal, como los del altiplano potosino, tanto a nivel de traspatio en las comunidades rurales, como en poblaciones silvestres y huertas cultivadas.
Fuente: SAGARPA

Comentarios